6 formas de construir un guardarropa más sustentable y ético

¿Sabías que la industria de la moda es la segunda más contaminante del planeta? Según la revista Forbes, se calcula que 7 billones de personas consumen más de 100 billones de prendas, de las cuales, muchas no llegan ni a ser estrenadas y acaban en la basura. De allí a la incineradora, a los vertederos y muy pocas al reciclaje. Aunado a eso, las pésimas condiciones laborales de aquellos que trabajan dentro del proceso de producción de múltiples marcas han dado a notar que la industria en verdad requiere de un cambio que vele por los derechos de aquellos que dejan su huella en cada una de las prendas que compramos.

En últimos años, las preocupaciones más grandes en torno a la industria de la moda han derivado justamente en temas como el impacto ambiental y social, lo que ya ha iniciado una revolución que favorece a un cambio que aunque todavía pareciera lejano, ha comenzado a gestarse, y de la que tú también puedes ser parte si contribuyes con los siguientes puntos:

1) Elige de manera inteligente cada pieza que compres

La idea es que empieces a hacer conciencia sobre el uso que puedes darle a cada pieza para sacarle el mayor provecho posible, además de tener muy clara la razón por la que estás haciendo esa compra y si en verdad necesitas adquirirla. Piensa si se trata de una compra con la que podrás realizar múltiples combinaciones y así usarla en repetidas ocasiones.


2) FÍJATE EN LOS MATERIALES Y LA CALIDAD DE LA PIEZA

Siempre procura que cada prenda que compres esté elaborada con materiales naturales o reciclados. Por otro lado, fijarte en la calidad de la pieza asegurará una mayor durabilidad del producto por lo que no tendrás que desecharlo en poco tiempo y podrás sacarle el máximo provecho.

mel-poole-4byBtNuIyIg-unsplash.jpg



3) DALE MAYOR IMPORTANCIA A INVESTIGAR SOBRE QUIÉN Y BAJO QUÉ CONDICIONES PRODUCE TU ROPA.

En un mundo con tanta información y accesibilidad, es mucho más fácil investigar sobre ambos aspectos, por lo que no hay pretexto para no hacerlo. Al tener esta información importante a la mano podrás saber cuáles son las marcas más éticas que promueven los derechos de cada trabajador y le dan su respectivo crédito a cada colaborador y artesano; además de que así sabrás perfectamente cuales son las marcas que deberías apoyar y también cuáles deberías dejar de seguir.


4) DALE MÁS APOYO A LAS MARCAS ÉTICAS

Siempre prefiere todas aquellas marcas cuyo sistema de producción vaya en pro de los derechos laborales y del medio ambiente, también si te es posible ayuda a que tengan mayor difusión para que los demás puedan conocerlas.



5) CIUDA CADA UNA DE LAS PIEZAS QUE COMPRES PARA ASEGURAR SU DURABILIDAD.

En definitiva, no podemos hacer que las cosas duren para siempre, pero sí podemos asegurar una mayor vida de uso si le damos un cuidado y mantenimiento constante a todo aquello que compramos. Evita someter tus prendas y accesorios a condiciones que puedan dañarlos y en dado caso de que veas que empiezan a notar desperfectos (hilos salidos, botones sueltos, rayones etc.) dale el mantenimiento correspondiente a tiempo para procurar que duren más tiempo. De esta forma evitarás desechar grandes cantidades de piezas o en dado caso de que en verdad quieras sacarlas, podrán servirle a alguien más.



6) ATRÉVETE A DARLE UNA OPORTUNIDAD A LA ROPA VINTAGE, DE SEGUNDA MANO Y RECICLADA.

¿Por qué no darle una segunda oportunidad a todas aquellas piezas que todavía conservan su encanto y funcionalidad? Olvídate de tabúes y atrévete a incluir prendas y accesorios de este tipo en tu clóset. Ayudarás a que sean menos los desechos que se producen además de que incluso podrías encontrar o crear alguna joya que le de un toque muy original a tu look.

Para animarte a dar este paso podrías empezar con un intercambio de prendas entre tus amigas, o a rediseñar alguna pieza que ya tengas en casa y que te parezca aburrida, para darle un nuevo look.